Comunicación visual “con alma”

Nuestro cerebro está preparado biológicamente para procesar gran cantidad de información, siempre está en continuo aprendizaje. Sin embargo, la capacidad que tenemos para retener datos es limitada y son tantos los estímulos que recibimos a diario, que forzosamente hemos de realizar una selección. De lo contrario, ante la sobrecarga de información se produce cierto colapso mental que hace que pasemos de largo, sin profundizar, en el contenido de los mensajes recibidos o que nos quedemos con una primera idea que puede ser errónea.

Sin un plan que responda a las necesidades del cliente, sin un proyecto gráfico bien definido, sin intervención de la creatividad, difícilmente podemos crear una comunicación visual eficaz

En Brandok Comunicación sabemos que nuestra misión de acompañar y ayudar a nuestros clientes en la consecución de sus objetivos pasa por hacer destacar su mensaje entre el bombardeo de datos. Para ello, la Comunicación Visual juega un papel trascendental y debe ser producto de un proceso creativo que nazca de una buena estrategia.

En la actualidad, la tecnología ofrece herramientas accesibles que no requieren formación previa para utilizarlas y que permiten generar composiciones de gran calidad estética. Este tipo de procesos provoca la aparición de millones de imágenes similares que surgen de una automatización, lo que promueve la uniformidad y las piezas “sin alma”. Por este motivo, sin un plan que responda a las necesidades del cliente, sin un proyecto gráfico bien definido, sin intervención de la creatividad, difícilmente podemos ser eficaces.

Todas las personas somos creativas, en mayor o menor medida. El hecho de buscar soluciones a cualquier problema cotidiano pone en funcionamiento nuestro pensamiento creativo visual o Visual Thinking. En líneas generales, cuando pensamos de forma creativa (consciente o inconscientemente), tratamos de rechazar lo obvio y buscar alternativas. Para ello hay muchas técnicas que son verdaderamente útiles en cualquier ámbito y que de hecho se aplican para motivar el desarrollo personal y empresarial.

En Comunicación Visual trabajamos desde el pensamiento creativo, partiendo de un briefing o especificaciones previas y guiados por una idea o hilo conductor que ha de traducirse en elementos gráficos. Para ello tenemos en cuenta aspectos como:

- Composición, guía del proyecto y documento de trabajo. Comienza con el boceto y nos permite previsualizar una idea global sobre la disposición de los elementos.

- Color, tan importante en Identidad Corporativa y determinante al reflejar emociones, estados de ánimo e incluso sensaciones.

- Imagen, que el ser humano procesa mucho más rápido que un texto. Bien sea fotografía, capaz de detenerse en un instante y captar detalles que obvian nuestros ojos, o ilustración, a medio camino entre diseño y arte.

- Tipografía, para contar. Perfectamente estudiada en proporciones, utilizada cuidando su legibilidad o por el contrario, convirtiéndola en otro recurso gráfico.

- Infografía, combinando imagen y tipografía, capaz de condensar gran cantidad de información en un espacio reducido.

Para crear un proyecto gráfico contamos con grandes recursos tecnológicos, pero para que sea coherente, sólido y por lo tanto susceptible de destacar ha de estar desarrollado por una persona profesional del diseño que lo dote de personalidad propia… y de “alma”.

Patricia Miranda

Patricia Miranda

Diseñadora en Brandok

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Necesitas ponerte en contacto?

Abrir chat
1
¿Tienes alguna duda?
¿Podemos ayudarte?