Comunicación sostenible. Educar con el ejemplo.

La pandemia es un recordatorio de la íntima y delicada relación entre las personas y el planeta". Así ponía sobre aviso el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, a los líderes de los países para que inversiones destinadas a reactivar la economía por la crisis del Covid-19 tengan como ejes la salud y el medio ambiente.

La comunicación sostenible es una herramienta fundamental para la concienciación de la sociedad

El concepto de desarrollo sostenible en el ámbito internacional aparece ya en 1987 en el informe de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente y el desarrollo, con la siguiente definición: “Es aquel desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las propias”. Este significado ha ido evolucionando y se ha complementado con las dimensiones económica, ambiental, social e institucional.

Poco antes de la expansión de la pandemia por Europa, en diciembre de 2019, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentaba el Pacto Verde (Green Deal), una agenda completa de desarrollo económico y social de Europa para los próximos 5 años, cuyo objetivo final es convertir a Europa en 2050 en la primera economía descarbonizada del mundo. Esto se traduce en emitir la misma cantidad de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera que la que se retira por diferentes vías, dejando un balance cero de emisiones.

A día de hoy los países europeos han asumido que la recuperación de la economía debe tener la sostenibilidad como uno de sus ejes principales y así se requiere en el Plan de Recuperación Europeo. En este sentido, la economía circular, el hidrógeno, las energías renovables, la renovación de edificios y la preservación de los bosques son algunos de los nuevos elementos en los que se centran las inversiones de dicho plan.

Se prima entonces el fortalecimiento de los organismos, entidades y empresas que apuestan por la sostenibilidad como uno de sus pilares estratégicos. Asumir este reto como propio y poner las herramientas precisas a su servicio requiere de un gran esfuerzo e implicación a todos los niveles en las organizaciones.

Cada vez son más las empresas y organismos “creyentes” que apuestan por un desarrollo sostenible real que minimice el impacto en el medio ambiente, que permita cuidar el entorno y estrechar las relaciones con su comunidad, siempre con el objetivo de aportar beneficio a la sociedad a través de toda su cadena de valor.

Es aquí donde entra en juego hoy más que nunca la comunicación sostenible, que tiene como principal objetivo acompañar, facilitar y promover un desarrollo humano sostenible.

Estas empresas son las que pueden ponerle verdad a su discurso, compartiendo sus valores y principios con todos sus públicos. No comunicando solo a través de las palabras, sino a través de todas las acciones que despliegan, con transparencia, siendo ejemplo de coherencia e integridad.

Es muy importante que estas organizaciones hagan visible su labor. Como sociedad necesitamos referentes positivos que nos permitan aprender y mejorar en todos los ámbitos.

El desarrollo sostenible es vital para la perdurabilidad de la humanidad y la comunicación sostenible es una herramienta fundamental para la concienciación de la sociedad porque ya sabemos que dar ejemplo es la mejor manera de educar.

Maite Pérez

Maite Pérez

Directora de Brandok.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Necesitas ponerte en contacto?

Abrir chat
1
¿Tienes alguna duda?
¿Podemos ayudarte?