10 claves para crear un buen logotipo

En ocasiones se tiende a identificar “logotipo” y “marca”, como si fuesen exactamente lo mismo… pero no lo son.

A grandes rasgos podemos decir que la “marca” es el conjunto de rasgos que identifican a tu empresa: productos, servicios, cómo te comunicas, cómo te comportas.

En definitiva, la “marca” se corresponde con quién eres. El “logotipo” es una parte de la marca, una parte muy importante, sin duda. Probablemente es el elemento visual protagonista, pero no es el único, ya que los colores, la tipografía o las imágenes que utilizas también componen la identidad visual de tu marca.

El logotipo es el elemento visual protagonista que identifica a una marca, pero no el único que configura su identidad visual.

Dicho esto, a continuación muestro algunas de las claves para crear un buen logotipo. El orden en que las presento es completamente aleatorio.

Características de un buen logotipo

1. Simplicidad. Para que un logotipo sea eficaz debe ser sencillo, claro, sin adornos. Debe estar compuesto por el menor número de elementos gráficos y colores. Menos es más.

2. Representatividad. El logo debe reflejar los valores, la personalidad y la esencia de la marca. Elegante, clásica, innovadora, seria, divertida, desenfadada, confiable, segura…

3. Legibilidad. Si un logotipo no se lee bien, no se va a identificar a quién representa. No hay una tipografía ideal recomendada, pero debe leerse con claridad.

4. Polivalencia. El logotipo debe funcionar en todos los espacios y soportes de comunicación: web, redes sociales, anuncios, rótulos, carteles, folletos… Por lo que debe realizarse teniendo este factor en cuenta.

5. Escalabilidad y cromatismo. El logotipo debe verse bien a cualquier tamaño. Y debe tener el mismo impacto a color que en blanco y negro.

6. Perdurabilidad. Hay que tener en cuenta que no vamos a cambiar el logotipo con frecuencia (aunque puede ir actualizándose), por eso debemos estar seguros de lo que hacemos. Algo que siempre funciona: no basarse en modas.

7. Fácil de recordar. Evitemos crear logotipos anodinos.

8. Todo tiene un porqué. Los elementos que configuren el logotipo (tipografía, colores, imagotipo…) deben estar elegidos por algún motivo. Nada es porqué sí.

9. Diferenciador. Tu empresa debería tener algo que la hace única. Tu logotipo también. Además, es probable que en ocasiones aparezca junto a otros logotipos (en patrocinios, por ejemplo) por lo que debemos asegurarnos de que se ve bien.

10. Auténtico. ¿Es tu logotipo intercambiable con el de la competencia? Piénsalo… no debería ser así.

Y ahora, aunque parezca una contradicción, tengo que decir que estas claves pueden ser ignoradas sin que el logotipo se vea perjudicado, por eso podemos encontrar logos internacionalmente muy conocidos tan diferentes.

Es el momento de preguntarte: ¿el logo de mi empresa es el adecuado?

Patricia Miranda

Patricia Miranda

Diseñadora en Brandok.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Necesitas ponerte en contacto?

Abrir chat
1
¿Tienes alguna duda?
¿Podemos ayudarte?